En el momento presente las universidades han de apostar diferencialmente por los estudios de calidad de posgrado: máster, doctorado y formación permanente, con el objetivo de captar talento nacional e internacional, promover la excelencia en investigación y la transferencia asociada.

Mientras que la oferta de los estudios de grado presenta similitudes evidentes en todo el ámbito nacional, es el nivel de posgrado donde se ponen de relieve los rasgos que distinguen a las diferentes instituciones de educación superior: donde se ofrece una formación más especializada, donde se muestran las fortalezas y las líneas estratégicas de la Universidad, donde es más factible establecer alianzas con otras entidades, donde las posibilidades de internacionalización son más obvias, donde la virtualización es más justificable dado el perfil de los estudiantes, donde se pueden ofrecer más estudios interdisciplinares. Estas características son comunes tanto a los másteres como a los doctorados. Se trata de estudios con evidentes conexiones, que deberían estar permanentemente comunicados.

Insertos como estamos en el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) e implicados en la consolidación del Espacio Europeo de Investigación (EEI), los estudios de doctorado y la consiguiente formación de doctores cobran una importancia especial y son claves para instrumentar el cambio de modelo productivo que la sociedad actual precisa y demanda.

La Universidad de Salamanca, que ya posee una atractiva oferta de estudios de posgrado tiene que dar un paso más diseñando, con una visión integradora y global, una planificada oferta plurianual a través de la Escuela Internacional de Posgrado, que se marca como prioridades el incremento en el número de estudiantes internacionales atraídos por una oferta formativa bien armonizada, actual y de alta calidad organizada en colaboración con universidades nacionales e internacionales de prestigio.

La oferta académica de la Escuela Internacional de Posgrado de la Universidad de Salamanca estará marcada por el carácter internacional de los estudiantes y los docentes e investigadores de las diferentes instituciones colaboradoras internacionales.

 

María Ángeles Serrano García

Sin comentarios

Escribir un comentario