La comunidad universitaria está integrada por más de 31 000 personas, de las que más de 28 000 son
estudiantes, más de 2200 son Personal Docente e Investigador (PDI) y más de 1100 son Personal de Administración y Servicios (PAS). Este es el capital que constituye nuestra universidad y serán los protagonistas de las políticas de este equipo de gobierno con el objeto no solo de que logren las metas que se propongan en sus respectivas actividades, sino de que alcancen su realización como personas.

Aunque profundamente relacionados entre sí, cada uno de los colectivos que forman la comunidad universitaria presenta características y necesidades diferentes que es preciso considerar de manera específica.

Una Universidad como la que todos queremos no es posible con el adecuado apoyo y respaldo a todos sus miembros. Todos formamos parte de la misma institución y para el buen funcionamiento del conjunto, todos debemos recibir la atención que precisamos.

Tengo la convicción íntima de que es absolutamente necesario conseguir que nuestra plantilla de Personal de Administración y Servicios se sienta motivada y comprometida con el desempeño de sus actividades de apoyo, asistencia y asesoramiento en todos los procesos de gestión y administración, desde los asuntos económicos a los informáticos, la gestión de archivos y bibliotecas, los servicios generales, la gestión en los centros, los servicios científico-técnicos, así como el soporte a la docencia, la investigación y la transferencia.

Al igual que ha ocurrido con el profesorado, este colectivo ha sufrido los efectos de la crisis económica y de las restricciones que ha impuesto la funesta tasa de reposición. En consecuencia, se hace necesario crear unas condiciones laborales bien definidas e idóneas que permitan al Personal de Administración y Servicios llevar a cabo en condiciones óptimas su trabajo, que ha de ser adecuadamente valorado y reconocido a través de una carrera profesional clara y estable.

No podemos de ningún caso perder de vista que el Personal de Administración y Servicios tiene un papel esencial en absolutamente todos los procesos que subyacen en la actividad académica y en la consecución y consolidación de la excelencia de nuestra Universidad. Por ello, su trabajo ha de ser valorado y reconocido, así como debidamente apoyado con oportunas acciones de formación.

En ese sentido, nos comprometemos a mejorar su condiciones laborales y las medidas de promoción y movilidad. Para ello se desarrollarán las siguientes líneas de actuación:

 

  • Se constituirá un equipo gerencial que estará formado por un gerente y dos vicegerentes: un vicegerente de asuntos económicos, que se encargará de la gestión económica de los servicios de la Universidad (incluida la gestión de los ingresos y gastos) y un vicegerente de administración, que se dedicará a la planificación y gestión integral de los servicios administrativos de la Universidad (incluidos los de personal). Mientras que la gerencia será un puesto de trabajo de libre designación, las vicegerencias se cubrirán por concurso de méritos entre el Personal de Administración y Servicios de la Universidad de Salamanca.
  • Se articularán medidas para que el Personal de Administración y Servicios desarrolle parte de su jornada laboral, cuando la situación personal y familiar lo exija y siempre que la naturaleza y las necesidades del servicio lo permitan, desde un lugar distinto al de su centro de trabajo a través de la modalidad de teletrabajo. En cualquier caso, se garantizarán las condiciones exigidas en materia de prevención de riesgos laborales y protección y confidencialidad de datos.
  • Se definirán claramente las funciones de cada puesto de trabajo y se elaborará un catálogo que permita equiparar puestos de trabajo con funciones equivalentes.
  • A partir de la experiencia del actual procedimiento de evaluación del desempeño, se llevará a cabo una revisión para tener una imagen precisa de la situación laboral que permita introducir mejoras en el desarrollo de la carrera profesional.
  • Se propondrán criterios objetivos para contar con un sistema de medición de las cargas de trabajo de las distintas unidades administrativas. Esto permitirá, con carácter plurianual y de manera consensuada con los agentes sociales, revisar la relación de puestos de trabajo, para incrementar las oportunidades de promoción y mejora del Personal de Administración y Servicios.
  • Se pondrá en marcha una revisión consensuada del baremo de provisión de puestos del personal funcionario y del baremo aplicable a los concursos de traslados del personal laboral.
  • Se diseñará un modelo de carrera horizontal ágil que reconozca la profesionalidad y la experiencia en el puesto de trabajo y que permita aumentos retributivos sin necesidad de cambiar de puesto de trabajo o de destino.
  • Se establecerá además un modelo de promoción vertical basado en la formación y experiencia profesional, que permita cambios de categoría profesional.
  • Se realizarán regularmente convocatorias de concursos de méritos, con valoración clara y objetiva, para la provisión de puestos de trabajo vacantes.
  • Se revisarán todos los procedimientos de selección y promoción del personal en aras de la total transparencia de los mismos.
  • Se establecerá un programa de ayudas económicas para incentivar la movilidad nacional e internacional del Personal de Administración y Servicios.
  • Se diseñará un nuevo mecanismo para medir la satisfacción en el puesto de trabajo cuyo análisis contribuya a la mejora de la situación laboral del Personal de Administración y Servicios.
  • Se facilitará la inclusión de la firma electrónica en los procedimientos administrativos y de gestión internos.
  • Se incentivará la participación del Personal de Administración y Servicios en la gestión administrativa y técnica tanto en los proyectos como en los grupos de investigación.
  • Se ajustará el horario de especial dedicación para adaptarlo a las necesidades reales.
  • Se establecerá un diálogo permanente y leal con los órganos de representación.
  • Se impulsará la renovación del convenio colectivo del Personal de Administración y Servicios laboral.

Al mismo tiempo, nos comprometemos a implementar mejoras en las políticas de formación continua para el mejor desarrollo profesional, tales como las que siguen:

  • Se llevarán a cabo acciones específicas y consensuadas para la puesta en marcha de un plan plurianual de formación y actualización apropiadas al puesto de trabajo ocupado y al desarrollo de la carrera profesional.
  • Se impulsará la formación digital incluyendo formación virtual en idiomas.
  • Se facilitará la movilidad nacional e internacional del Personal de Administración y Servicios con fines de formación y mejora de los servicios.
  • Se potenciará la formación en materia de seguridad y salud en el trabajo con el objetivo de implantar hábitos de prevención de riesgos laborales.
  • Se contará con miembros del Personal de Administración y Servicios, con experiencia particular en determinadas áreas, para que participen como docentes en los planes de acción formativa.
  • Se establecerán mecanismos de evaluación y revisión de los programas formativos con el objetivo de conocer su eficacia y mecanismos de mejora.
  • En el marco del Programa de Acción Social, se modificará el vigente régimen de becas para estudios universitarios del personal de la Universidad de Salamanca con la ampliación hasta el 100% de la exención del precio público correspondiente a la formalización de la primera matrícula de cualquiera de las enseñanzas oficiales de la Universidad de Salamanca.
  • Se establecerán unos rangos diferentes para las familias numerosas, en todas las ayudas contempladas en el Programa de Acción Social.
  • Se mejorará la información sobre ayudas del Programa de Acción Social y se agilizará su tramitación.

María Ángeles Serrano García

Sin comentarios

Escribir un comentario