Nuestra primera obligación con los estudiantes es que encuentren en las aulas, laboratorios y bibliotecas universitarias un espacio donde adquirir una enseñanza y formación de calidad que colme sus aspiraciones. Pero, si queremos que nuestros egresados sean los profesionales líderes de la sociedad del futuro, debemos completar esta actividad con el desarrollo de otras capacidades: culturales, artísticas, deportivas y sociales. Se trata de conseguir que su formación sea integral, tanto en lo referente a sus estudios profesionales como en la vertiente personal.

Para ello, consideramos que los principios rectores del equipo de Gobierno respecto al estudiantado han de ir más allá de proporcionarle un profesorado competente y comprometido y unas infraestructuras adecuadas a sus necesidades. Deben incidir también en los valores que, desde el humanismo de la Escuela de Salamanca, el Derecho de Gentes y Francisco de Vitoria, deben ser seña de identidad de nuestra universidad: la tolerancia, el respeto, el diálogo, la aceptación e integración del diferente como elemento enriquecedor, la protección de los derechos fundamentales y la garantía del acceso en condiciones de igualdad de oportunidades de cualquier persona que desee formar parte de la comunidad estudiantil de nuestra universidad.

El estudiante debe estar siempre en el punto de mira de las políticas del equipo de Gobierno que se ocupará de hacer su periodo formativo en la Universidad de Salamanca más provechoso y exento de obstáculos. Estar al servicio de los estudiantes desde su ingreso en la Universidad hasta el momento en el que pasan a ser egresados y se enfrentan al mercado laboral es algo que haremos con gusto. Para poder lograr estas metas seremos un equipo de gobierno transparente, próximo y cercano a los estudiantes, capaz de escuchar, dialogar, responder y apoyar sus iniciativas.

María Ángeles Serrano

Sin comentarios

Escribir un comentario