Principios y directrices

  • La comunicación fluida, la transparencia y la accesibilidad serán los elementos vertebradores en la relación del equipo de gobierno con los estudiantes, garantizando su contacto directo con su Vicerrectorado, modernizando los actuales canales de comunicación e información y estableciendo pautas estables de negociación en cuestiones que les conciernen directamente.
  • Garantizaremos el libre desarrollo de los talentos, capacidades y competencias personales de cada estudiante en el mejor entorno universitario de convivencia, con especial atención a la diversidad, el respeto a la dignidad, integridad física y moral, la libertad y la igualdad de oportunidades asesorándoles, acompañándoles y ayudándoles a lo largo de su trayectoria en nuestra universidad desde el acceso hasta la finalización de sus estudios.
  • Respecto a la plantilla de profesorado, se incorporarán graduados y postgraduados de calidad, estableciendo unos mecanismos e itinerario claros para el desarrollo de su carrera académica, con el fin de conseguir el necesario relevo generacional.
  • Hay que proporcionar unas expectativas razonables de progresión en la carrera académica mediante la promoción y estabilización de los profesores, lo que supone un incentivo personal y un aprovechamiento de los recursos humanos.
  • Se crearán unas condiciones laborales bien definidas e idóneas que permitan al Personal de Administración y Servicios llevar a cabo en condiciones óptimas su trabajo, que ha de ser adecuadamente valorado y reconocido a través de una carrera profesional clara y estable.
  • Programa de impulso a la optatividad en los grados con el objetivo de enriquecer los contenidos formativos de los que así lo deseen y adaptarlos a las necesidades laborales y sociales del momento. Ello paliará las deficiencias debidas a la dificultad de modificación de títulos oficiales dentro del mapa actual de titulaciones y establecerá una vía más ágil de renovación de los títulos actuales.
  • Inversión significativa en la formación práctica de todos nuestros estudiantes mediante la mejora y renovación de nuestros laboratorios docentes, y un programa de prácticas externas amplio, diverso y competitivo
  • Definir la carrera investigadora atendiendo a las especificidades de cada área de conocimiento y concretando su relación con la actividad docente. Esta trayectoria debe incluir, claro está, recursos para una formación continuada garantizando el derecho a la promoción laboral.
  • Es ineludible convertir el Parque Científico en un elemento de fuerza de la Universidad, que promueva el contacto fructífero entre sus empresas, que desarrolle nuevas oportunidades de colaboración con las administraciones y otras entidades y abra nuevas líneas empresariales en diversas ramas del conocimiento
  • Se necesita contar con una estrategia integral de excelencia e innovación digital que supere el modelo actual y elimine sus ineficiencias, que ofrezca soluciones y servicios digitales que permitan responder a los retos que se plantean a corto, medio y largo plazo en la docencia, la investigación, la transferencia, la innovación y la gestión universitaria.
  • La modernización de nuestra Universidad tiene obligatoriamente que introducir en todos los procesos tecnologías actualizadas, ágiles y accesibles, desde criterios de usabilidad, seguridad, sostenibilidad, creatividad y participación.
  • La internacionalización es un buen medio para mejorar  los procesos de enseñanza y aprendizaje, la investigación, la transferencia y los sistemas de gestión universitaria de la USAL.
  • La internacionalización de la USAL no es una mera opción: es una necesidad y una prioridad.
  • Es necesario promover de modo transversal la proyección exterior de la imagen y de las actividades de la Universidad y mejorar su interacción con el entorno, tanto a nivel local y provincial (Salamanca, Ávila, Zamora y Béjar), como regional, nacional e internacional (redes de universidades y convocatorias de proyectos internacionales).
  • Coordinaremos el desarrollo de las actividades conmemorativas del VIII Centenario de la Universidad, aprovechando la ocasión para reforzar y reformular nuestros objetivos estratégicos, haciendo justicia al pasado de la institución y poniendo las bases de un futuro de mejora sostenida en los parámetros relevantes: la docencia, la investigación, la gestión o la extensión universitaria.
  • La planificación y la programación, el desarrollo y la producción, además de la difusión de la oferta cultural, son los ejes centrales sobre los que cimentaremos nuestra estrategia, desde la responsabilidad como institución que crea cultura, comparte cultura y difunde cultura, basada en la diversidad, la apertura y la calidad cultural.
  • La Universidad no se entiende sin tener en cuenta su responsabilidad social, que supera concepciones de planificación y programación asociadas a criterios estrictamente de utilidad económica. Nos proponemos, por consiguiente, fortalecer la dimensión social de la Universidad como línea estratégica transversal que afecte a toda su actividad
  • La Universidad ha de estar sujeta a un modelo de desarrollo más equilibrado y sostenible, donde la inclusión social, la igualdad de oportunidades o la calidad ambiental, entre otros, sean principios incuestionables dentro de una gobernanza universitaria más eficiente, participativa y transparente, donde se acentúe la idea del bien común.
  • Es imprescindible planificar y gestionar de forma responsable y adecuada para alcanzar una buena situación económica y para llegar a una situación financiera apropiada y sostenible en el tiempo.
  • En todos los casos se desarrollará una gestión de calidad, transparente y con visibilidad.